domingo, 2 de diciembre de 2012

Paso a paso: Tarta perrito navideño

El tutorial de hoy es de Lara de Tartacadabra lo publicó el año pasado y me quedé con las ganas de traerlo para estos lares, así que como más vale tarde que nunca, aquí os lo dejo. Es una monada, el perrito y una pasada el tutorial, tan bien hecho como todo lo que hace Lara, visitad su blog que os va a gustar.


Tutorial: Perrito de Navidad


Hicimos esta tarta para la quedada/demostración de AsEsDTartas (www.asesdtartas.es) del 1 de diciembre, donde tuvimos unos 30 asistentes, entre socios y personas interesadas con ganas de pasar una tarde entretenida juntos. La oportunidad de hacer una demostración pública nos parecía de lo más interesante y entretenido :-) 

Dentro de la Asociación, tengo el honor de ser parte de la Junta Directiva, lo que constituye una actividad muy entretenida, y además trabajo en la página web con Julio y Rosana, otro trabajo muy bonito de hacer ;-) Lo malo es que, con tanto quehacer, he dejado mi blog un poco abandonado últimamente; lo siento mucho chicas. A partir de enero voy a repartir mejor mi tiempo, dedicándole más tiempo a mi blog y página web, así como a nosotros mismos, porque si no, vamos a reventar :-)

Para todos los que no vinieran a la quedada, quiero compartir este tutorial del perrito navideño aquí en mi blog. No es una tarta nada difícil de hacer, pero muy llamativa, así que a todo el mundo tendría que salirle con poco esfuerzo para la navidad :-)

La idea original de esta tarta es de Sabine y Anneke, de Het bonte taartje, un equipo de madre e hija que tienen unas ideas extraordinarias y también dan cursos de decoración. Su punto fuerte es que siempre crean cosas nuevas y originales, y en sus cursos hacen sobre todo tartas en 3D. Esta tarta fue una ocurrencia, como ellas dicen, "de pasada". Chicas, muchas gracias por dejarme usar vuestro diseño; es realmente un perro que rebosa cariño, dulzura y ternura :-)

Materiales necesarios:
fondant blanco
fondant rojo
fondant marrón claro y un trocito de marrón oscuro
tarta de 15 cm, rellenada a tu gusto, al menos con una altura de 10 cm
Bizcocho de molde semiesférico de 12 cm, de Ikea, serie Blanda
crema de mantequilla, ganache, o lo que sea, a tu gusto 
pegamento comestible
rodillo, esteca cuchillo, esteca Dresden/marcadora, ruleta, cortadores de hojas de acebo
film transparante
Esponja de ducha de The Bodyshop o algo parecido, por supuesto a estrenar ;-)


Rellena la tarta como tengas por costumbre, pero cuida de que tenga al menos 10 cm de altura, porque si no no queda sitio para los ojos. Aquí va la primera foto, tal como nosotros comenzamos.
Marcamos el bizcocho redondo que vamos a usar con su propio molde, para formar el morrito.
Aquí tenéis el bizcocho marcado; como veis usamos menos de la mitad para hacer el morro.
Recorta el bizcochito y pruébalo junto a la tarta. Puede que necesites recortar un poco más las puntas (ten en cuenta que la tarta tiene 15 cm de diámetro, y el bollito 12).
El "morrito" quedará muy alto, así que también cortamos un poco en la base, y lo volvemos a probar en la tarta.
Ahora hacemos una hendidura en el morro, con un corte central, y luego cortes desde los lados hacia el corte central, como se muestra en las fotos.
Este es el resultado:
Untamos el morro de buttercream, incluyendo la parte que va en contacto con la tarta, para que se pegue bien.
Con una espátula esparcimos bien la crema para que quede lisa, y ya tenemos la tarta lista para cubrirla con fondant.
Antes de extender el fondant, hay que tomar las medidas de la tarta. Ten en cuenta que necesitamos que el fondant acabe sobrando por el lado del morro, para hacer los labios del perrito.
Medimos para comprobar el tamaño de la lámina de fondant, de forma que de atrás hacia delante quede más grande que de lado a lado, para compensar el tamaño del morrito y los labios.
Repasa la lámina de fondant con el alisador, dejándola lista para ser usada.
Levanta el fondant con el rodillo, como de costumbre, y pósalo sobre la tarta. Como se puede ver en la foto, tenemos una buena cantidad de sobra delante del morro.
Ahora ajustamos el fondant a la tarta, comenzando por la parte delantera (formando los labios), y eliminando poco a poco los pliegues. Usamos el alisador por los lados y por encima para que el fondant quede bien liso. Recortamos la forma de los labios con el cuchillo del plástico.
Con un dedo envuelto en film transparente suavizamos el ángulo de corte de los labios, redondeándolo.
Ahora vamos a hacer las zarpas. Tomamos dos bolas de fondant (siempre comenzamos con una bola, para asegurarnos de que eliminamos todas las grietas o desigualdades) y formamos dos conos romos.
Hacemos los dedos con el cuchillo de plástico; comenzamos desde abajo y marcamos hacia arriba. Haz primero un corte en el centro de la base del cono, y divide después las dos mitades resultantes con sendos cortes, para que te queden 4 dedos.
Coloca las zarpas a los lados de la tarta; repasa la forma exterior de las patas, ajustando la parte trasera a la curvatura de la tarta. Después extendemos una lámina de fondant de marrón claro, para las orejas. Mide la longitud de orejas que vas a necesitar, para que sean lo bastante largas como para que caigan hasta el suelo, sobre las zarpas.
Usa de nuevo un dedo envuelto en film transparente para suavizar el ángulo del corte de las orejas, de forma que queden redondeadas.
Pega las orejas a la cabeza con un poco de pegamento comestible, o con un pincel ligeramente húmedo. Asegúrate de que caigan en un ángulo bonito sobre/entre las zarpas y la tarta.
Para la nariz hacemos una bolita negra, que amasamos bien, como siempre. Después formamos otro cono romo, con la base redondeada (va a ser la parte superior de la nariz), y los lados, ligeramente aplanados. Prueba la nariz sobre la tarta, y moldéala hasta obtener una forma que te convenza. Si no te acaba de salir... empiézala de nuevo ;-)
Pegamos la nariz a la tarta con un poco de pegamento comestible.
Para los ojos tomamos el fondant marrón oscuro, y cortamos dos círculos pequeños. Sobre ellos, centrados, pondremos dos círculos aún menores, formando las pupilas.
Añade un brillo a los ojos con sendos puntos de fondant blanco. Esto hace los ojos siempre más reales y vivos. Ten en cuenta que el brillo hay que ponerlo en ambos ojos con el mismo ángulo (en este caso los dos arriba a la izquierda), tal como los formaría una luz dirigida a los ojos.
En esta foto se ve mejor ;-)
Con la esteca Dresden/marcadora marcamos los puntos del bigote en el morro, como hace Julio en esta foto :-)
Este es el aspecto que le dan al perrito...
Para hacer la mancha del ojo, tomamos el cortador mayor del ojo (lo ponemos sobre una lámina extendida de marrón claro) y recortamos una mancha irregular alrededor del cortador. En este caso la mancha no rodea el ojo por completo.
Pegamos la mancha con un poco de pegamento comestible, o con un pincel húmedo.
Ya va quedando guapo, ¿no? ;-)
Para hacer el gorro, extendemos fondant rojo hasta obtener una lámina de más de 20 cm de diámetro. El cartón que usamos de referencia tiene 20 cm, que es el tamaño que necesitamos.
Recorta con el cuchillo o la ruleta (que es más fácil para cortar en redondo) al tamaño justo.
Coloca el disco rojo sobre la cabeza del perrito; comienza por la parte delantera, ajustando bien la altura por encima de los ojos, y vete ajustando el resto del gorro, recogiendo los pliegues sobrantes hacia un lado (en este caso a la izquierda). Une los pliegues en una punta...
...como se puede ver en esta foto lateral.
Ahora vamos a hacer el dobladillo blanco alrededor del gorro navideño. Extiende una larga cinta de blanco, calcula el grosor en función del tamaño de la tarta, y recorta lo que te sobre.
Con la esponja de The Bodyshop nueva, le damos relieve (con golpes secos y rápidos).
Colocamos la banda alrededor del gorro navideño: untamos pegamento comestible sobre el borde del gorro, y luego aplicamos la banda blanca. Comenzamos por el punto de los pliegues, y seguimos hacia la parte delantera, rodeando toda la tarta. Al volver al punto inicial, sometemos la banda en el primer pliegue que podamos.
Aquí veis al perrito, ya casi acabado con su gorrito :-)
Le hacemos un pompón blanco para la punta del gorro con una bola blanca de fondant a la quedamos relieve con la esponja, y lo pegamos bajo la punta del gorro con pegamento comestible.
La sostenemos con una esponjita (que aquí no era lo bastante grande, así que nos servimos de la ruleta, que es lo que teníamos más a mano ;-) ).
Ya casi acabado...
Para los últimos detalles navideños, hacemos unas hojitas de acebo con bayas. Para ello usamos una lámina de fondant verde oscuro, y recortamos las hojas con los cortadores con expulsor. Siempre que usamos cortadores con expulsor, hacemos láminas bien finas (de no más de 1,5 mm de grosor)
Aquí tenéis las hojas ya cortadas y con el relieve del expulsor marcado... ¡Vivan los cortadores con expulsor! ;-)
Para las bayas, hacemos bolitas rojas y les hacemos un agujerito con la punta de la esteca cuchillo (o cualquier otra cosa que nos sirva).
Pegamos las bayas y las hojas con pegamento comestible al gorro, y ¡tachán, el perrito está acabado!
¡Que lo paséis muy bien con el perrito navideño!

4 comentarios:

MaytCakes dijo...

Una tarta muy original! Enhorabuena a ti y a las creadoras!

Ana y Blanca dijo...

te quedó muy bien!!
http://juegodesabores.blogspot.com.es

Roser dijo...

pero que bonitaaa!!! es de artista!!

corazon de crystal dijo...

que estupendos tutoriales me quedo a seguirte ,,g racias x enseñar todo eso que sabes,, saludos desde cancun q,roo =)

Publicar un comentario en la entrada

¡¡Gracias por vuestros comentarios!!
Los comentarios poco respetuosos u ofensivos, serán eliminados, así como el spam.